G. V. Marqués del Turia 2-6ª

46005, Valencia

0034 - 963959355

¡Llámenos!

fincasturia@fincasturia.com

¡O escríbanos!

El Blog de Fincas Turia

Toda la actualidad del mercado inmobiliario a la distancia de un click

Monthly Archive March 2020

El mercado inmobiliario tras la crisis del coronavirus, ¿qué podemos esperar?

¿Y ahora qué?. ¿Que va a suceder en el mercado inmobiliario tras la crisis del coronavirus?. ¿Volverán las aguas a su cauce o estamos ante el inicio de una nueva crisis?

Para empezar, debemos poner en perspectiva la situación actual. El mercado inmobiliario español ya estaba dando señales de agotamiento antes de que estallara la crisis sanitaria del coronavirus.

En el siguiente gráfico se puede observar que el número de operaciones de compraventa de viviendas en España estaba dando ya señales de agotamiento.

Fuente: INE

Si observamos la evolución de los precios, tras observar el siguiente gráfico podemos llegar a una conclusión interesante.

La subida en el precio de la vivienda en alquiler, es muy posiblemente el motivo principal del aumento del precio de las viviendas en venta.

Evidentemente, si un activo ofrece una rentabilidad mayor, el precio del mismo sube. Y esto es exactamente lo que ha sucedido en el mercado inmobiliario.

¿Pero por qué ha subido tanto el precio del alquiler? Principalmente debido a una reducción en la oferta. Una parte relevante de los inmuebles que anteriormente se alquilaban a en modalidad de larga duración, han pasado a alquilarse en modalidad turística o de temporada, retirando una gran cantidad de inmuebles en alquiler del mercado de larga duración.

Estos apartamentos turísticos, habitualmente los mejor ubicados y los que se encuentran en mejores condiciones de habitabilidad, pasan así a hacerle la competencia a hoteles y hostales. Por supuesto por un precio elevado, por lo que la rentabilidad de los mismos, en general se incrementa.

Pero es que al margen de la situación previa al coronavirus, que como hemos visto no era idílica, en estos momentos sólo las grandes empresas han realizado Expedientes de Regulación Temporal de Empleo o ERTEs para 106.000 trabajadores.

Diversas estimaciones cifran en 1 millón de trabajadores los que han perdido su empleo por esta crisis, sea porque su empresa les ha incluido en un ERTE, porque han sido despedidos, porque su empresa ha entrado en suspensión de pagos o porque simplemente su contrato temporal no ha sido renovado.

A este importante shock en el mercado de trabajo, que va a llevar a una importante reducción en el consumo de los hogares españoles, se suma la pérdida de millones de turistas que no han podido visitar nuestro país y que constituyen como habitualmente se dice, la mayor industria de España.

Tampoco podemos esperar que el sector exterior “tire” de la economía, como habitualmente se dice, porque gran parte del mundo está en mayor medida afectado por esta crisis. De hecho a día de hoy un tercio de la población mundial se encuentra confinada en sus casas para combatir la expansión del coronavirus SARS CoV 2, causante de la enfermedad COVID19.

Decía Warren Buffet que “sólo cuando baja la marea se sabe quien nadaba desnudo”. Esto es cierto más que nunca hoy en día, porque cada país va a salir de esta crisis en mejor o peor situación en función de lo saneadas que tenga las cuentas y de las “armas” de política monetaria y fiscal que tenga a su disposición. Y respecto a eso no tenemos buenas noticias.

El Banco Central Europeo o BCE no tiene mucho margen respecto a su política monetaria, ya que los tipos de interés en la Eurozona ya son muy bajos, cercanos al 0%. Y respecto a la política fiscal, la balanza de pagos en España es deficitaria y la deuda pública se sitúa ya por encima del 100% del PIB nacional.

Saldremos de esta crisis, por supuesto, como hemos salido de todas las anteriores. Pero que nadie piense que en cuanto se levanten las restricciones impuestas por el estado de alarma vamos a continuar como antes de la misma.

Dicen nuestros dirigentes que la lucha contra el coronavirus es como una guerra, y siguiendo con la analogía, vamos a tener que reconstruir el país en una dura posguerra antes de volver a la tan añorada normalidad.

Por lo tanto nuestra predicción es que se va a producir una drástica reducción en el número de operaciones de compraventa de inmuebles, y tras unos meses, también veremos una bajada en el precio de los mismos.

Respecto al mercado del alquiler, se verá afectado en menor medida que el de venta, no obstante la evolución de los precios será moderadamente descendente.

Servicios mínimos. Fincas Turia también lucha contra el coronavirus.

Debido a los recientes acontecimientos, en Fincas Turia nos vemos obligados a tomar medidas para cumplir la ley. Para nosotros lo más importante es garantizar la salud de nuestros clientes, proveedores y trabajadores.

Por ello, durante el estado de alarma se tomarán las siguientes consideraciones:

  • Nuestra oficina permanecerá cerrada al público, y por consiguiente, el servicio de caja
  • Queda suspendida la atención telefónica. No obstante seguiremos revisando y contestando el correo electrónico
  • Se cancelan las juntas de propietarios previstas durante el periodo en el que esté en vigor el estado de alarma
  • Se cancelan las visitas a inmuebles, tanto comercializados en régimen de alquiler como de venta

Además procederemos a desinfectar con alcohol nuestra oficina y a extremar las medidas de precaución de nuestro equipo.

Los servicios que continuaremos prestando son los siguientes:

  • Seguiremos atendiendo las reparaciones urgentes, así como gestionando los partes de siniestro que se requieran de las comunidades de propietarios
  • Tendremos actualizada la contabilidad, realizaremos los pagos oportunos y lanzaremos las cuotas aprobadas de las comunidades de propietarios
  • Lanzaremos las liquidaciones de alquileres y gestionaremos las reparaciones necesarias de los mismos
  • Colaboraremos con las autoridades, como habitualmente hacemos, para la localización de personas con las que tienen dificultades para contactar

Fincas Turia y su equipo están comprometidos con la lucha contra el coronavirus, y contribuiremos en la medida de nuestras posibilidades a la derrota del mismo.

Housfy: comisión, comisión, que viva la comisión. Pero si la cobro yo mejor.

“Comisión, comisión, que viva la comisión. Y es que por vender su casa le cobramos un pastón.”

¿Quién no ha visto el gracioso anuncio de los agentes inmobiliarios disfrazados de dinosaurio cantando esto?

¿Y quién no querría vender su vivienda gratis?, ¿verdad? Lo mejor es obtener un servicio profesional y eficaz y además sin coste. Porque Housfy es un servicio gratuito, ¿verdad?, ¿o no?

Pues no, resulta que no es gratuito. Cobran 3.990€ al vendedor, pero ellos no lo llaman comisión, esa es la única diferencia.

¿Y que ofrecen a cambio?, ¿Tal vez un método de marketing innovador?, ¿tal vez garantizan que la vivienda se venderá en un plazo determinado? Lo que ofrecen es lo siguiente:

  • No pagas la “comisión” si no vendes
  • Fotos profesionales de tu vivienda
  • Tu anuncio en los mejores portales
  • Posicionamiento Premium
  • Visitas adaptadas a tu horario
  • Seleccionamos a los compradores
  • Agente de soporte para la venta
  • Nos ocupamos de todo el papeleo
  • Gestión online de todo el proceso

No entiendo que significa seleccionar al comprador, no tiene ningún sentido, ya que toda persona física o jurídica con el deseo y la capacidad de comprar un inmueble, debería de poder hacerlo, no hay que “seleccionar” nada.

Salvo esto, lo que ofrecen es lo mismo que ofrecería cualquier agencia inmobiliaria mínimamente decente. Por lo tanto, ¿dónde está la revolución inmobiliaria de la que alardean?

Tal vez esté en el hecho de que la comisión que cobran no varía en función del precio del inmueble. Pero incluso esto no es así, ya que para viviendas de más de 500.000€, la “tarifa”, que es como ellos llaman a su comisión, sube a 6.490€.

Tenemos por lo tanto a una agencia inmobiliaria que dice que no lo es. Que cobra unas comisiones que llama de otra forma para poderse anunciar afirmando que no cobran comisiones. Y que presumen de estar encabezando una revolución inmobiliaria que no sabemos en qué consiste.

Sin embargo, serán por lo menos una buena agencia inmobiliaria, ¿no? Que menos que eso.

Pues resulta que tampoco esto está claro. Por un lado, no hace falta más que ver la reputación que tienen en Internet, por ejemplo, en su “microsite” de Google. Donde se tienen una nota media mediocre de 3,7 sobre 5. Y donde se combinan comentarios y puntuaciones muy buenas junto con otras muy malas, lo que siempre es sospechoso.

Además, utilizan prácticas poco rigurosas, como las valoraciones online instantáneas a través de su web, que lo único que hace es generar un precio de venta en base a la información catastral de la vivienda y los precios medios de la zona. Pero ¡sin visitar la vivienda!, es decir, sin tener en cuenta el estado de la misma. Obviamente no vale lo mismo un piso en el que se ha realizado una reforma reciente de 50.000€, que un piso que está de origen, por poner un ejemplo.

Por supuesto, para acceder a esta valoración hay que introducir los datos del solicitante, para que así puedan incluirlos en una base de datos y enviar información comercial.

Por lo tanto, ¿Qué es Housify?

En realidad, se trata de una agencia inmobiliaria con una política de comisiones un tanto particular y un marketing digital agresivo. Con una reputación por Internet mediocre y con algunas prácticas capciosas, tales como las “valoraciones” instantáneas sin visitar la vivienda, o la calculadora para averiguar cuanto te ahorras si trabajas con ellos en vez de con una agencia inmobiliaria tradicional, con unos parámetros predefinidos de comisiones de las agencias inmobiliarias tradicionales disparatadamente altos.

Hoy en día, cuando la información fluye con tanta facilidad, es difícil captar producto a través de estas agresivas campañas de marketing. De hecho, a día de hoy en Valencia apenas tienen 29 pisos en venta.

Eso sí, la página web es bonita. No todo iba a ser malo.